Carajillos

El día del niño me puso a pensar sobre lo que fue la infancia y sobretodo lo que extraño de ser carajillo. Por dicha soy un adulto feliz pero juepucha que falta me hace ser carajillo. Aquí un recopilado de lo que recuerdo de esas épocas:

Horario: Levantarse temprano ,pero no demasiado, pasar ocho horas al día “aprendiendo” y a las 3:00 pm irse a la casa a seguir jugando. Ya cuando iban siendo tipo 8:00 pm lo mandaban uno a dormir para tener 10 horas de sueño y al día siguiente lo mismo. Uno siempre tenía energías y todos los días había algo nuevo. En este lapso venía incluído las tres comidas y meriendas, básicamente era el estilo de vida de un reo pero incluía siesta y uno lo disfrutaba.


Escuela: En la escuela uno hacía de todo era el momento más productivo de la vida. Aprender las tablas de multiplicación, leer, dibujar, había recreos (ojo en plural RECREOS). Las clases por lo general eran demasiado chill, se leían cuentos y a uno le enseñaban cosas tuanis ej: sobre electricidad, los colores, el cuerpo humano, geografía etc. Uno llegaba a la choza todo contento a contar todo lo que había aprendido venteándose el hocico y rajando como si los tatas de uno fueran cavernícolas y uno el sabelotodo que los iba a iluminar.


Moda: Lunes a Viernes uno siempre usaba uniforme entonces no se preocupaba de se le hiciera mierda la ropa aunque igual uno la hacia mierda por andar jugando pero no le importaba. Los fines de semana no había que preocuparse de "que ponerse" uno nada mas salía de bañarse y KAPOW! la Mamá de uno ya le había sacado la ropita ahí  estaba lista. No se preocupaba si la ropa era “a la moda” bastaba con qué fuera cómoda y uno estaba en todas.


Comidas: Uno podía comer CUALQUIER COSA y el estómago aguantaba. No era tanto las cantidades sino más bien la variedad. En una fiesta de cumpleaños se podía jamar: hot dog, confites, queque, galones de gaseosa, maní de la piñata y nada le pasaba, si acaso se echaba la cagada más asombrosa de la vida. Hoy en día uno se come un burrito y son ocho días incapacitado y el intestino grueso caduca, ni mencionar que uno aumenta de peso.


Transporte: Tener "bici" era lo mejor, yo vivía en un condominio donde éramos como 50 carajillos y me acuerdo que todo mundo tenía bici y el que no entonces uno se la prestaba. La bici hay que llevarla RTV, no se la tachan, la puede parquear donde sea, no necesita gasolina y si se queda sin frenos se tira o frena con los cachos. Lo peor que le podía pasar era que se le desmontaba la cadena o estallaba una llanta y eso erar efácil de arreglar. Recuerdo ponerla alrevés con el asiento pegando al piso y llantas al aire y jugar de muy mecánico/conocedor. Nada de “muflas” ni “roncadores” se ponía un vaso plástico entre el freno y llanta y la “bici” sonaba como una moto.


Juegos: La infancia estaba llena de juegos en todo momento: tratar de no pararse encima de las líneas, pasar por ciertos lugares para no "caerse en la lava", el mundo al revés , salir corriendo para llegar de primero aunque no hubierapremio ni contra quien correr, La Anda, Escondido, Pistolas, Luchitas, Los yo-yo (ojalá los de coca-cola, ¿Quién se acuerda?) los trompos, hielolocos, juguetes nerf, carritos a control remoto, Legos, tirarse de alguna cuesta de zacate en cartón, gallinita ciega, tocar timbres, teléfono chocho, brincar suiza, jugar “elástico”, usar crayolas, pintar la acera con tizas y un montón más que yo no me acuerdo pero estoy seguro que usted si.


Dichos: "Una muy" "Ehh" "Tin marin de do pin güe" "Silencio en la corte que el burro va hablar" "puchica" (todavía la digo)  “contaminado” “campos fijos” “zapatito cochinito”


Power Rangers: Estos maes eran toda enserio si ellos existieran no haría falta la ONU. Los Power Rangers resolvían todo, lo único malo era jugar con mucha gente porque a) todos querían ser el rojo o b) se acaban los colores entonces uno inventaba Rangers nuevos.  Igual estaba Dragon Ball Z, Caballeros del Zodiaco,  Thundercats,  Tortugas Ninja,  Superamigos, Casita (anécdota: a mi no me gustaba casita porque mis hermanas me ponían a leer el periódico todo el rato) Y obvio no había nada como construir un “fuerte” a el que solo se podía entrar usando una clave secreta. (yo siempre usaba una mala palabra como clave secreta)


Trabajos: Las profesiones ideales eran Vaquero, Astronauta, Bombero, Policía, Espía, Piloto de Jet, operador de montaña rusa, etc. Y no había que conformarse con una sola profesión de noche volaba Jets y durante el día apagaba fuegos. O tenia un Jet apagafuegos que usaba para espiar a los rusos y todo vestido de Vaquero.

Lecciones de la infancia:

A)Apender a andar en bici ( Mi Papá me enseño,  cuando finalmente lo logré me recuerdo verle la cara de orgullo, de los momentos más felices de mi vida)

B) Vencerle el miedo a la oscuridad (me costó pero lo logré)

C)Que Santa Claus no existe (primera lección de la dura realidad)

D)Compartir (es algo que aprendemos carajillos y que nunca se nos tiene que olvidar).

E)Gracias” “Por Favor” “ Si Señor(a)” (Frases cortas pero de gran importancia, las cuales mi Mamá se aseguro que me supiera bien antes de ir a cualquier casa de un amigo y por eso siempre me volvían a invitar)

F)Hacer Amigos.


Uno tenía demasiada imaginación, a las fiestas de cumpleaños uno llevaba regalos o recibía, hoy ni abrazo le dan. Uno veía todas las fabulas y se sentía parte de ellas y no había duda que eran ciertas y los personajes existían. El problema más grave era un dolor de panza, una rodilla "choyada" (raspada) o tener que esperar una hora para meterse a la piscina.  Uno ya “grande”  ve la niñez con nostalgia pero sin darse cuenta que todavía podemos hacer esas cosas.

Hay reírse con ganas, aprovechar el día, ver el mundo con más asombro, apreciar las amistades, compartir e incluso creerse que ciertas cosas pueden pasar aunque parezcan imposibles.

¡Al Chicle!